Testimonios

Testimonios

Daniel Montaña – España

Les quiero contar mi experiencia con el Dr. Bruno Capurro.

Conozco al Doctor Bruno desde pequeños en Chile, fuimos compañeros de curso durante muchos años en el colegio. Él siempre destacó por su ambición, compromiso y buenos resultados académicos. Compartimos muchos momentos e historias. Luego, en la época universitaria estuvimos tiempo sin vernos, nos vinimos a reencontrar en la mítica ciudad de Barcelona, España.

Durante casi un año tuve un dolor en el codo derecho que sólo empeoraba. De joven jugué básquet, por lo que conocía muy bien las típicas lesiones de muñeca, dedos esguinzados, tobillos, entre otras.  Sin embargo, este era un dolor distinto, intermitente, por lo que me preocupaba un poco más.

Finalmente fui al Traumatólogo. Después de una resonancia, rx y un tac me confirmaron que tenía “cuerpos libres” y que debían operarme. Personalmente, no estaba convencido con el diagnóstico debido a la sensación impersonal en su trato y sobre todo en la vaga explicación que me ofrecieron. Como paciente me sentía sólo y sin contención.

En ese momento decidí contactar al Doctor Bruno porque necesitaba una opinión cercana, de confianza y de orientación. Al vernos, fue como si los años no hubiesen pasado, la cercanía y calidez de siempre.

El Doctor Bruno me comentó que mi caso no era de su sub-especialidad y prefería derivarme a alguien de su confianza. Me explicó en detalle lo que tenía y cuáles serían los posibles tratamientos, lo que me tranquilizó muchísimo.

Luego de esto, el Doctor Bruno no sólo estuvo disponible para responder todas mis dudas, si no que además me acompañó en la cirugía dentro del pabellón.

Tenía gran temor a la anestesia general, así es que él intercedió para ver la posibilidad de hacerlo con una anestesia loco-regional y algún sedante. Una vez dentro, y dado mi grado de angustia, permaneció conmigo, incluso puso música de nuestra época escolar que ayudó a relajarme.

La medicina muchas veces cae en tecnicismos, sin darle la importancia que amerita la relación médico-paciente que es fundamental.

Como paciente del Doctor Bruno, os puedo decir que no es sólo un excelente traumatólogo, la manera en la que se relaciona, compromete y empatiza con sus pacientes le dan un “valor agregado” muy difícil de encontrar. Estoy seguro que donde quiera que ejerza, siempre será capaz de dar seguridad, confianza y sacar una sonrisa.